martes, 7 de abril de 2015

Vueltas


En vez de escoba, tras la puerta, mi guitarra
reparada de gozo espontáneo

abrazo esta duda
que aleja de mí todas las verdades
que me hace soñar tus ojos,

cierto es, no tienes culpa de ellos.

me perdí
di vueltas sobre las calles
me envolví en las paredes

ahora lo obvio:
no vivo sino en tu boca.